lunes, 30 de noviembre de 2009

"Inmóvil" de Miriam Reyes


Abandonado a tu pesadez de hombre inmóvil me miras con antiquísimos resentimientos.

Óyeme bien:
soy inocente de tu pasado,
no soy tu puta madre,
ni tu enferma madre,
ni tu loca madre,
aunque sea puta loca.

No merezco recibir agresiones ajenas,
retrasadas y caducas.

No proyectes sobre mí los espectros de tu niñez.

Tengo forma, color y dimensiones propias.
Tampoco vengas a mí
llorando como un niño
cuando no lo eres.
Este regazo que te acoge también te desea.

No sobreactúes.
A mí también me expulsaron del paraíso
antes de tiempo
y sin notificación previa.
¿A quién no?

Anda hombre,
levántate de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario