lunes, 6 de febrero de 2012

Abajo


Tú, abajo, también.
Como ellos.
Como todos los que vinieron antes que tú.

Espero que lo aprovecharas,
que mereciera la pena
llegar a donde llegaste,
tú, que arañaste más fuerte
que la inmensa mayoría
(presume ahora, es lo que toca,
en el fondo no eres tan distinto).
Tú, abajo, también.

Como ellos.
Como todos los que vinieron antes que tú.
Con una forma distinta de doler
mas pasajera, también,
igual que el resto.

De tus restos me deshago;
de tu olor.
De los minutos contados.

Buscaré un aire distinto
para mi risa sin miedo.

Abajo, tú.

Y yo me doy pena otra vez,
una vez más.
Me auto-canso.
Me auto-aburro.
Aunque no más de lo que me aburres tú ahora
o me aburren ellos,
todos los que vinieron a robarme antes de ti.

Yo pensaba que tú, arriba.
Pero no.

2 comentarios:

  1. Desgarrador y desde el punto de vista perdedeor/a siempre....para cuando un/a ganador/a....ya se que son jirones......Animo Sonia

    ResponderEliminar