domingo, 21 de abril de 2013

Diez peniques


Diez peniques
son la vuelta
del festín.
Ni más ni menos.

Sin mantel
ni servilletas.
Con mucha prisa
y más hambre,
nos saciamos.

Seguiríamos comiendo,
si no fuera
por este empacho romano
a lo francés.

Nos deboramos, bocados
de sueños en vida, ganas
de atracarnos de amor
sin masticar.

Platos vacíos no más.
Pido la cuenta
y recogemos la vuelta
ya en el suelo.

Repartimos las monedas.
Ganas tú.

martes, 16 de abril de 2013

La garantía


Te regalo un mes
o como mucho dos.

Serás mi mayo-junio
si firmas aquí abajo,
y te haré feliz.
Te haré muy feliz, lo juro.
Te haré el hombre más feliz del mundo.

Te entregaré todo lo que ves
y creerás que es todo.

Te verás en mis ojos
y se saldrán los tuyos de las cuencas
cada vez que me mires.

Querrás tener diez manos
para amarrar mi cuerpo,
tres bocas
para comerme entera,
y cien vidas
para ponerlas todas a mis pies.

Viajaremos,
y será como la primera vez
que viajas.
Reiremos mucho.
Nos daremos calor.

Haremos planes,
y nuestros cepillos
se harán apasionados el amor
dentro de una vaso.

Te enseñaré a volar.
Sentirás la magia
y no habrá truco.
Sumarás a tu arco-iris
un color.

Te llenaré los bolsillos
con estrellas
de gravedad invertida
y flotarás,
y subirás al cielo,
y tocarás las nubes
junto a mí.

Se imantarán nuestras manos,
nuestros sexos.
Se buscarán nuestros ojos
como buscan el aire
los pulmones.

Te sentirás Arturo.
Pensarás que soy yo,
que llegué al fin,
que siempre fui,
que siempre me esperaste.

Y así será.

Seré yo,
sesenta días,
si firmas aquí abajo.

Pero cuando llegue julio
expiraré.

Será un golpe frío, seco.
Te faltará un color
y una sonrisa.

La prensa no hablará
del fin del mundo
ni dirán nuestros nombres,
pero todo te parecerá distinto.
Te sorprenderá que siga amaneciendo.

Te sacaré de un soplo de mi vida
y no lo entenderás.
No entenderás cómo lo hice tan rápido,
tan fácil;
Cómo es que salgo ilesa,
sin un rasguño.

Te preguntarás si me conociste,
cómo lo harás ahora.

No estaré cuando despiertes,
ni  mi olor.
Mirarás triste, condescendiente,
la taza con la que desayunaba.
Ya no me verás saltar sobre la cama
desvestida de pijamas imposibles.

No sabrás con quién estoy
ni dónde,
ni si mi voz calla
o ríe
o sufre,
ni si deberías buscarme.

No pintaré las uñas de mis pies,
no para ti,
y te castigarás pensando
qué hiciste mal,
qué no me diste;
cómo se vuelve ahí arriba.

Querrás odiarme y no podrás,
pero el solo intento bastará
para que me recuerdes.

Te habré devorado,
como devoraban los dioses
a sus hijos.
Habré acabado contigo
y con las que vendrán después que yo.

Y pasarán los años
y guardarás mi nombre y mi apellido
en caja fuerte
(no como los demás)
y sonreirás pensando,
ya con hijos, una esposa y un perro,
que pasé,
que tuve que pasar,
que pasó tal y como te avisé que pasaría,
como te aviso ahora.

Mi amor caduca.
Yo expiro.
La única garantía
es que no hay ninguna
garantía.

Puedes creer que así será
y salvarte,
o ser tú quien me salve.

Si firmas aquí abajo,
no hay vuelta atrás.


domingo, 14 de abril de 2013

"Quédate" de Funambulista


Próximo objetivo: ajironar a Diego Cantero.

¡No puede gustarme más!

Os dejo su último vídeo para que lo disfrutéis conmigo.

Abrazos múltiples.


miércoles, 10 de abril de 2013

"Ya no será", de Idea Vilariño

 
Descubrimiento espectacular...

Sin palabras...



Ya no 
ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.
Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú. 
Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.
No volveré a tocarte.
No te veré morir.

Escúchalo en este link: "Ya no" en YouTube

sábado, 6 de abril de 2013

Despedidas


Nunca he vivido despedidas de aeropuerto,
ni de estaciones de tren.

Mis adioses nunca son de cine.

Soy más de despedidas contenidas
entre un abrir y cerrar de ojos,
escondidas tras un “hola, ¿qué tal?”
(yo bien, ¿y tú?)
o llenando silencios, siempre cortos.

Unas veces se van
y otras les voy,
pero siempre soy yo la que se queda,
la que nunca se mueve.

En mi cama, una gata ronronea
y me promete
que se quedará conmigo para siempre;
Como si “siempre” existiera;
Como si aún le quedaran siete vidas;
Como si me estuviera diciendo la verdad.

Si no fuera porque nunca me deja dormir sola
le diría que sé
que también miente.