domingo, 21 de febrero de 2016

"Llegas" de Ángel Robledillo

El talento es sólo eso. TALENTO.

Ésta es una de las cosas que más me ha costado aprender estos años, cerca del circuito de cantautores, poetas y aspirantes (sobre todo aspirantes).

El talento no tiene nada que ver con lo que la sociedad entiende por "éxito".  Rara vez. 

Tampoco con lo buena gente que sea el talentoso. Hay mucho gilipollas con un talento que ya lo quisiera para mí.

El talento es otra cosa. Es algo único que sólo puede hacer alguien. Que no se puede imitar. Es algo que hace la vida de otros un poco más bonita. Algo que sale sin querer. Que se tiene y punto. Lo quieras o no. Sólo puedes decidir si explotarlo y hacerlo crecer, o negárselo al mundo. "Sólo eso".

Pues a Ángel Robledillo le tiene que llegar su momento. Es sólo cuestión de tiempo que alguien se pare a escuchar sus letras y sus melodías y le pregunte dónde se ha metido todo este tiempo. Sin duda.

Esta tarde a las 21:30h en Libertad 8 cantará esta preciosidad entre otras, en versión acústica.

Y cuando oigáis el discazo que se está grabando... ya me decís... 




Llegas,
te pido hazlo despacio y me atropellas
que vengo averiado y me rebelas
y tu silencio me manda callar

Llegas
descorcha tu mensaje mi botella
invitas a mis miedos a tu fiesta
y tardan dos abrazos en bailar

Yo trato de venderte mis manías
y tú te inventas con sinceridad
reiníciame y te alquilo media vida
si no me pides nunca madurar
Llegas… llegas…
Llegas 
muy tarde, pero a tiempo, y me despiertas
y no me pides ninguna respuesta
y acepta el reto mi curiosidad

Llegas     
me dice tu insolencia que te quedas
se trata de llenar la luna nueva
de ir por delante de la cuenta atrás

Te ofrezco, cuando vengan guerras frías
un bol de palomitas de la paz
que el corazón no huela a mercromina
desaprendiendo juntos a escapar 

Llegas… llegas

Llegas y se extinguen las inercias
de maletas en las puertas
la adicción a reinvertir

Llegas, desordenas los planetas
pacificas las mareas
de mi cama de faquir