domingo, 16 de julio de 2017

La realidad no existe



“La” realidad no existe. No para nosotros.

Existen tantas realidades como seres humanos, cada uno percibiendo y procesando información con sus particulares filtros de creencias, emociones y capacidades de serie. No hay dos realidades iguales, sino cientos, millones de realidades personales, todas incompletas, incapaces de abarcar "la" realidad.

Y si “la” realidad no existe, “la” verdad tampoco. No hay dos verdades iguales, sino cientos, millones de verdades personales, todas diferentes. Todas verdades válidas. Ninguna “la" verdad.

Arrojar conciencia sobre esto, observar y observarnos sabiéndonos dentro de este juego, relativiza los enfrentamientos, la ira, la violencia, la competición, el odio, la frustración. Minimiza los ataques y las defensas.

Nada es tan importante como creímos. Realidad y verdad son relativas inevitablemente. Un juego de luces, nada más.

Todo nos puede servir para aprender, para entender, hasta donde alcancemos. Entender no la realidad, ni la verdad, que nos son inalcanzables, sino nuestra realidad y nuestra verdad, nuestros mecanismos, la forma en la que nos vemos y vemos el mundo, y ajustar parámetros cuando sea necesario (¿y cuándo no lo es?).

Negar el cambio es negar el mundo.

Negar el dolor es negar el mundo.

Cada día puede ser vivido como una oportunidad de conocerse, de entender nuestras estrategias, nuestros automatismos, nuestras emociones, nuestros apegos, cuándo amamos bien y cuándo podríamos haber (o habernos) cuidado mejor.

El camino del autoconocimiento, por un lado imprescindible, puedes ser un laberinto interminable. Dar vueltas y más vueltas en torno a “¿quién soy yo?”, no tengo claro que sirva para mucho, teniendo en cuenta que integramos los opuestos, y que todos somos, en esencia, la misma cosa. Más interesantes me parecen las preguntas “¿soy todo lo que puedo llegar a ser?, o “¿cómo puedo alcanzarlo, alcanzarme?”.

Hay que quererse mucho para aprenderse y a la vez darnos la importancia justa, tenerse paciencia y compasión, estar dispuestos a prescindir de todo lo que creemos y abrirnos a otras formas de alumbrar la vida.

El autoconocimiento, por otro lado, no tiene sentido si no se comparte, si no se regala. La evolución personal no sirve si no se proyecta, si no permite dar cancha también al otro, reconocer su propio camino y su velocidad. Ser mejores (más conscientes) no cambia nada si no nos ponemos al servicio del mundo.

En última instancia, el truco quizá esté (qué sé yo) en des-velar el juego, “la” realidad.

Trabajar en construir nuestra realidad, en esta pantalla que se llama “hoy” donde todos salimos a jugar, y podemos lanzar una pelota que no depende de nosotros cómo nos devuelvan, pero sí cómo recoger de vuelta.

Des-velar (quitar el velo a) la importancia de las cosas. Nuestra propia importancia.

Salir del banquillo y jugar a lo que somos, pantalla tras pantalla.

Practicar la tríada esencial: amar, soltar (quizá sean sólo uno) y seguir aprendiendo.



Esta es mi verdad de hoy. Mañana será... mañana.



lunes, 19 de junio de 2017

"Recital y cual" en Donosti

Mi primer recital fuera de mi Madrid natal será en una ciudad tan bonita como Donosti, 
y no podré estar mejor acompañada, con Santi Noriega a la guitarra.

¡Ganazas e ilusión!


domingo, 18 de junio de 2017

Recital en Libertad 8, 11 de junio

Os tengo que decir que me lo pasé como un unicornio rosa en el recital del día 11, con estos artistas tan geniales:
Ángel Robledillo, Silvina Magari y Álex Bonat.

Qué privilegio compartir poesía con vosotros... :)


    

martes, 13 de junio de 2017

No te sé

No sé de ti.
No te sé.

No tengo la más remota idea de quién eres,
a quién te di mis claves,
las llaves de mi casa,
a quién te hice el amor,
a quién te quise.

No te sé,
ahora,
de repente,
después de tanto tiempo.

Quién pronunciaste mi nombre,
quién te compartiste qué,
y en qué momento.

Sé que no me sé explicar…

No sé qué has hecho contigo,
a quién te escribo,
a quién te pido ahora
“ven y sácame de dudas,
y a bailar,
como si tú supieras”.



Foto de Charlotte Coneybeer

miércoles, 24 de mayo de 2017

Feria del Libro de Madrid


Este año estaré firmando "Apaga y vete tú" en la Feria del Libro de Madrid.

Otro sueño hecho realidad...

Si queréis compartirlo conmigo, ¡allí os espero!



viernes, 12 de mayo de 2017

No entiendes nada

No entiendes nada.

Si no te haces a la idea de lo que se deja alguien cuando sube a un escenario, no entiendes nada.

Si no te das cuenta de cómo se desnuda, se confiesa, se endeuda, se enfrenta a sus miedos y sus inseguridades y se regala a ti, no entiendes nada.

Si crees que un sitio en el que se esté ofreciendo un espectáculo en directo es el lugar ideal para enseñarle a tu colega tu último selfie, la foto de la nueva pareja de tu ex, o contar el chiste que has oído esta mañana en la radio, no entiendes nada.

Si no eres capaz de reconocer y valorar a alguien luchando por perseguir su sueño (puedes buscar “sueño” en el DRAE, si no te acuerdas), no entiendes nada.

Si no te interesa porque no eres el “prota”, no entiendes nada.

Esperas que tus amigos te acompañen en tus dos (quizá tres) bodas y sendos bautizos. Pero puede que los artistas no se casen, y no tengan hijos. Para ellos, lo más parecido a su propia boda y bautizo de sus criaturas, son las presentaciones de sus obras. Si no estás allí, no entiendes nada.

Si la lluvia te impide vivir la vida, no entiendes nada.

Si lo que tienes que hacer mañana no te deja disfrutar el hoy, no entiendes nada.

Si crees que la economía, la política, tu lista de la compra o la rutina de piloto automático están más cerca que el arte de salvar el mundo…

Definitivamente no estás entendiendo ni un carajo.





sábado, 6 de mayo de 2017

Gracias a la vida...

Gracias, gracias y más gracias, por hacerlo posible, por regalarme el caramelo de subirme a ese escalón de Libertad 8, y dejarme agarraros las entrañas, sacaros la risa, el baile y la emoción.

Suerte de compartirlo con Julián Bozzo, Ángel Robledillo y María Cano (@convolarbasta), y compartirme con todos vosotros.

Nos vemos en las librerías, y como siempre, en los bares...

¡Abrazos energéticos para todos!