jueves, 29 de marzo de 2012

La cajita del amor


Ya no cierra. No, no cierra
mi cajita del amor.
Olor a látex, aceite
y amor de sustitución.

Si la abro suenan sonrisas
(como el vals de los joyeros)
y aunque quisiera cerrarla,
ni a presión cerrarla puedo.

Siempre cerca, en mi mesilla.
Nunca la primera opción.
No porque tú no me quieras
no voy a quererme yo.

Me quiero y me quiero mucho,
y si me falta calor
(y sobra sitio en mi cama)
ni corta ni perezosa,
aprovecho la ocasión:

tiro de látex, aceite
y amor de sustitución.

domingo, 25 de marzo de 2012

Pequeño


Voy a guardarte el secreto,
ahora que ya lo entendí.

No tiene que ver con ellos,
ni conmigo.


Sólo se trata de ti
y de las paces contigo
que aún no has hecho.

De mirar a los demás
siempre hacia arriba
(dolor de cuello)
y de no querer mirarte tú de frente
(que duele más),
reconocer-conocerte
y quererte un poco.

Carreteras secundarias
con muchas curvas,
para evitar
llegar a tiempo a tu vida,
viendo el paisaje volar
por los cristales.

Y cuentos, e historias,
y excusas miles,
y mala suerte y suerte nula
y desatino.

Y hacerles creer que estás,
y llegar tarde.
Y enanos venga a crecer,
y tú, pequeño.

No tiene que ver con nada,
ni con ellos.
Ni siquiera tengo yo nada que ver.

Sólo es que hiciste amistad con tus complejos.
(Y sintiéndote pequeño, empequeñeces).

Simplemente es que estás cómodo en tu miedo.
(Y cuanto menos te crees, menos pareces).

viernes, 23 de marzo de 2012

La polilla y la bombilla

Otro Jirón a la carta.
¡Esto funciona, ajironados!

Muchas gracias Pablo, he disfrutado mucho, espero que te guste.




Vuelta, tras vuelta, tras vuelta.
Gira y gira, en circular.
Persiguiendo el filamento,
el haz de luz.

Vuela y vuela
la polilla.

Se aburre y cambia el sentido,
siempre misma dirección.

Llega a mil vueltas
y sigue.
No piensa en parar.
No sabe.

Vuela y vuela
la polilla.
Vuela siempre
hacia la luz.

No adivina la razón,
pues no hay razones,
ni por qué
ni para qué,
(no hay un sentido
que no sea
el de izquierda
o de derecha)
y aunque a ratos lo intuye,
vuela y vuela.

Frenar nunca fue una opción.

Vuela y vuela
la polilla
igual que yo,
vuelta tras vuelta,
(atrapada en realidad)
feliz, pensando
que al fin tiene acorralada
a la bombilla.

jueves, 22 de marzo de 2012

Fotomatón

Jirón a la carta.

Gracias Reyes.

Y a ti también, rubita, que te quiero.






Flash.

Posamos sonrientes, comedidas.
Juntas pero no revueltas,
reteniendo.
Compartiendo los “¿qué tal?”, “yo bien ¿y tú?”
sin dar detalles.
Años después nos avergonzaríamos
de aquellas pintas
y le pondríamos al zumo de naranja
un collarín.

Flash.

Reímos, carcajadas,
con los ojos cerrados,
dolor de tripa.
Ya no hay secretos
(o no hay muchos)
y nos dejamos retratar (con patrocinio)
enseñándole al mundo la campanilla
con algún paso de baile a lo “street fighter”.

Flash.

Ésta, con cara de locas.
Yo tuerzo el gesto y me bizco,
y tú sacas la lengua
y algún dedo.
Días (y noches) de gloria
coronándonos las reinas
en la primera escalera que encontramos.
“Poder princesas”.
Y nada más importaba
porque no había quien pudiera con nosotras.

Flash.

La última salió movida.
Se me adivina mirándote muy triste,
tú aguantando la mirada
apretando el labio.
Que te vas,
que te estás yendo.
Que yo te miro muy triste
y ya te extraño.

Que ahora busco entre las fotos
lo que fuimos.

Y es ver un fotomatón...
y recordarnos.

miércoles, 21 de marzo de 2012

El lado oscuro de la "te"

Primer Jirón a la carta.

¡Gracias Evita!

¡Ha sido genial!

;D




En el lado oscuro de la "te"
nos encontramos.

A escondidas, sin testigos,
te callé y tú me callaste.

Nos callamos.

Sin luz, sin flashes, sin vergüenza.
Atándole al ruido las manos,
dentro y fuera.
Frenando el tiempo.

En el lado oscuro de la "te"
apenas nos vimos,
porque vistos de más
ya nos tenemos
(y había prisa).

No fue una “o” sin pasillos.
Fue una "te" escondida y solitaria,
sin nada (o nadie) que la siga,
frase incompleta.

Era una "te" vacía
y la llenamos
de ganas.

Letra con un solo lado,
que, confundidos,
pensábamos que era el bueno
(o no pensamos)
y con los labios,
aprisa,
nos callamos.

"Humo y vinagre" de Alejandro Martínez

Hacía mucho que no subía música. Hoy he vuelto a escuchar esta canción de Alejandro Martínez, y me parece maravillosa, así que os dejo con el vídeo de una actuación en la que le acompaña el gran Marino Sáiz al violín.

¡¡A disfrutarla, y feliz día de la poesía!!


Pincha en la imagen para ver el vídeo.

Que me tienes a tu antojo ya lo sabes.
Que te adoro como no he adorado a nadie.
Que mis lágrimas son sucias, son en balde,
y me saben a aguarrás
humo y vinagre.

Que con verte me traiciono, ya lo sabes.
Tu desnudo me ha hecho siempre vulnerable.
Que tus cantos de sirena son culpables...
¿Para que voy a decirlo?
ya lo sabes.

Lo que no sé si sabes es el dolor exacto de tus palabras
que no cumplen lo que dicen.
No quiero ni pensarlo,
que sepas todo esto y sin embargo
te divierta verme en bajo maldecirte.

Sería idiota creer que te conmueve saber
que ahora envejezco cada tarde
buscando una manera de olvidarte.
¿Para qué voy a decirlo?
Ya lo sabes…

martes, 20 de marzo de 2012

¡Jirones a la carta!

El otro día mi amiga M. le compró una linternita a un señor que las vendía en el Metro. No la necesitaba para nada, pero nos contaba que después pensó "Mira, a ver si me ilumina el camino... Me tenía que haber comprado dos."



A semejante comentario le siguió un rato de risas y desvaríos entre amigas (que aquí cada cual tiene lo suyo).

"La linterna" me inspiró y aún entre carcajadas les prometí dedicarle una pieza. Tres días después nació "Tres linternas, por favor".

Así que se me ha ocurrido que podemos probar a hacer Jirones juntos y he creado la sección "Jirones a la carta".

Si quieres inspirarme con una frase o un tema, sólo tienes que escribirme a sonia@jirones.com y esperar el resultado.

Espero que la idea os guste y que mis letras estén a la altura.

Un abrazo ajironado, y como siempre, gracias por seguir ahí.

:)

Tres linternas, por favor


Una linterna,
o dos,
o tres.

De las que disparan luz a bocajarro
y matan sombras.

Un linternazo humeante,
justo a tiempo,
que lo ilumine todo
de repente.

Un destello imposible
de los que ciegan casi
y dejan el amor
(o el desamor)
al descubierto.

Un resplandor que alumbre
los significados de las cosas
y llame a cada una
por su nombre
con un margen de error
de cero coma.

Una linterna para mí.

Para ti, dos,
y mi mejor deseo
(“buena suerte”)
para que la que venga detrás
no se te escape,
y no encuentres tiniebla
que te esconda.

sábado, 17 de marzo de 2012

Esquinas


Nunca me gustaron las esquinas, ni los picos.
De siempre me gusta más lo redondito.

En las esquinas cóncavas
ofrecen resistencia las manchas de los tuppers,
y hacen reunión el polvo y las pelusas.


Y en las convexas,
luminosos anuncian soledades
con carmín y tacón alto,
se arrastran los borrachos,
se esconden los secretos
(o se escriben con tiza en las paredes)
y esperan las sorpresas,
porque nunca ves venir
al que se acerca corriendo del otro lado
(es golpe asegurado, no lo esquivas).

Hoy, al chocarme de nuevo,
le he descubierto las esquinas
a esta realidad antojadiza
y me dispongo, cauta, a levantarlas
para comprobar si me ha tocado el premio
como en un yogur de oferta,
o si he de seguir buscando…
como siempre.

viernes, 16 de marzo de 2012

Jirones & Sintigo en El Búho Real



No tengo palabras, una vez más, para describir cómo me sentí.

Gracias a mis queridos y admirados Alejandro Milohnoja y Julián Bozzo,
también a Marwan, a Darío
y a todos los que me acompañasteis y pusisteis la mitad de la magia.

¡Me hacéis feliz!

Os dejo con el vídeo de la Sala Búho Real
que encontraréis pinchando en la imagen.

Buen viaje


No es que te estés yendo, o que te vayas.
Simplemente te fuiste.
Sin avisar.
Sin despedirte.


O quizá te despidieras y no te oí,
ni vi tu mano agitarse
ni tu espalda.

Si me hubiera dado cuenta
al menos te habría deseado
buen viaje.

Nunca he pedido de vuelta un souvenir.

viernes, 2 de marzo de 2012

Piel muerta


Piel muerta,
polvo que se esconde
(restos de lo roto)
en una esquina.

Polvo que se une a polvo
(se rompió todo)
y pesa y arrastra
y se arremolina.


Dejar de ser,
después de haberlo sido.
Seguir siendo,
después de haber sabido.

Piel muerta,
encierro,
calavera.
Seguir siendo, a pesar…

Soñar volver a ser,
por vez primera.


Fotografía: Silvia Arroyo